Actualidad

Usted está aquí

Soluciones sostenibles para atenuar inundaciones

28/01/2020
Una de las consecuencias del cambio climático es que cada vez más tendremos menos días de precipitación anual y cada vez más episodios de lluvias intensas, como los que han ocurrido durante el mes de enero en gran parte del litoral mediterráneo. Es probable que por ello se podrán dar periodos más largos de sequías e inundaciones causadas por lluvias torrenciales. Los más perjudicados de estos cambios climáticos serán las ciudades que no estén preparadas para afrontar estos fenómenos. Optar por sistemas urbanos de drenaje sostenible puede ser una forma de atenuar posibles complicaciones.

Una de las soluciones que puede ayudar a hacer frente a este problema es la construcción de sistemas urbanos de drenaje sostenible (SUDS), que tienen el objetivo de disminuir la cantidad de agua que llega a la red pública de alcantarillado, contribuyendo a reducir la posibilidad de inundaciones. Además, permiten almacenar y/o reutilizar el agua. Un ejemplo de SUDS son los tanques de tormenta que son capaces de recolectar, infiltrar, almacenar y reutilizar el agua de lluvia. Permiten generar recursos hídricos dentro de las mismas ciudades para ser reutilizados en periodos de sequía, y mitigan los efectos negativos de eventos climáticos como lluvias torrenciales.

La empresa ACO, especializada en el diseño y fabricación de sistemas para el tratamiento y gestión de aguas pluviales y residuales, fabrica Stormbrixx. Un tanque de tormenta fabricado en polipropileno que se entierra en una determinada área (al lado de las pistas de un aeropuerto, por ejemplo, o en las proximidades a una gran ciudad) y que tiene como principal objetivo retener el agua de la lluvia recogida por diversos canales de drenaje para posteriormente suministrarla de forma controlada a la red de alcantarillado o de almacenarla para su uso posterior.

El sistema Stormbrix se usa como elemento de infiltración o atenuación. En el primer caso, el agua de lluvia se reintroduce gradualmente al terreno, alimentando los acuíferos de forma natural, reduciéndose así la carga de alcantarillado y depuradoras. En el caso de atenuar, lo que se consigue es aprovechar espacios transitables para laminar las puntas de precipitación, evitando sobrecargar la red de saneamiento. Esto permite optimizar sistemas de bombeo y ahorrar en colectores.

El elemento base del sistema Stormbrixx son piezas de 1200 x 600 x 342 mm fabricadas en polipropileno, con ocho medias columnas cada uno. Las columnas se unen entre sí por medio de un clipaje integrado en la unión. Al unir las piezas de forma alterna entre sí, se obtiene un tanque de aguas pluviales en el que todas las piezas están entrelazadas formando un solo bloque. En este bloque los pilares quedan alineados los unos sobre los otros, con lo que las cargas se transfieren directamente hacia el terreno. En el borde exterior del sistema se colocan las paredes laterales y las tapas superiores cubren las aberturas de los pilares. El resultado es una superficie homogénea de alta resistencia.

Su fácil construcción modular permite obtener soluciones con una excelente resistencia estructural que se adaptan a las dimensiones existentes en la obra. Su diseño con grandes columnas le da una gran robustez y a la vez permite una completa inspección del sistema. Al poderse apilar las piezas unas sobre otras, se optimizan los costes de transporte, y disminuye el espacio requerido para almacenaje a pie de obra. Además, al ir las piezas ensambladas entre sí, se consigue un conjunto homogéneo y sólido, que funciona como un único bloque. Su rápido montaje agiliza el tiempo de instalación y reduce los costes totales de la obra.