Actualidad

¿Por qué es importante tratar las aguas residuales antes de llegar a la red de saneamiento?

07/10/2021
En 2015 la ONU planteó un marco de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos. Estos objetivos se denominaron Objetivos de Desarrollo Sostenible y son un total de 17. El número 6 es el Objetivo de Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

El saneamiento es el conjunto de actividades de evacuación de las aguas residuales y pluviales no mediante sistemas de alcantarillado y drenaje, así como la depuración de estas aguas para su correcta integración en los cauces naturales. Las cifras a nivel global en el mundo, proporcionadas por la ONU, son las siguientes:

  • Actualmente, 4.000 millones de personas carecen de acceso a servicios básicos de saneamiento, como retretes o letrinas. Esto supone que el 40% de los habitantes del planeta carecen de estos servicios básicos.
  • Más del 80% de las aguas residuales resultantes de las actividades humanas se vierten en ríos o el mar sin que se eliminen los contaminantes.
  • Cada día, cerca de 1.000 niños mueren a causa de enfermedades diarreicas prevenibles relacionadas con el agua y el saneamiento.

Es por eso, que se necesita mejorar en los sistemas de saneamiento para proteger la salud humana, proporcionando un ambiente limpio que pueda prevenir la transmisión de enfermedades, especialmente a través de la vía fecal-oral.

 

Funcionamiento de una Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR)

Todos los procesos que utilizan agua y generan ésta como residuo requieren de un sistema de tratamiento para evitar la contaminación de este recurso tan escaso y a la vez tan esencial para todas las actividades humanas. Para reducir los contaminantes del agua residual, se llevan a cabo una serie de procesos en una Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR). Su funcionamiento es el siguiente:

  1. Una vez el agua llega a través del sistema de alcantarillado a la EDAR, comienza el proceso de depuración. Aunque la variedad de tipologías de depuración es amplia, se pueden contemplar tres grandes fases que suelen estar presentes en todos los procesos de depuración: tratamiento primario, secundario y terciario.
  2. Se empieza por el tratamiento primario, que es variado porque puede consistir en regular pH, temperatura, color, olor, reducción de sólidos suspendidos, eliminación de materia flotante y elementos que pudieran dañar etapas posteriores de tratamiento.
  3. Seguidamente, se lleva a cabo el tratamiento secundario, en el que hay un proceso biológico de eliminación de materia orgánica y una decantación secundaria, simulando el proceso natural que ocurre en ríos y afluentes para lograr un balance entre el nivel de desperdicios orgánicos, el oxígeno disuelto y los niveles bacteriales.
  4. Por último, el tratamiento terciario, que no siempre se aplica por tener un coste elevado, consiste en eliminar la carga orgánica residual y aquellas otras sustancias contaminantes no eliminadas en los tratamientos secundarios, como, por ejemplo, los nutrientes, fósforo y nitrógeno.

Una vez se ha depurado el agua, está lista para que se devuelva a la naturaleza y continúe su ciclo, ya que está libre de sustancias nocivas para los humanos y el resto de seres vivos.

 

Soluciones ACO para el tratamiento de aguas residuales

En ACO contamos con sistemas de pre-tratamiento de aguas residuales previos a cuando estas llegan al sistema de alcantarillado. Por un lado, disponemos de ACO CLARA, que consiste en una estación de tratamiento enterrada para uso doméstico o en alojamientos turísticos que combina una parte de pre-tratamiento mecánico y un compartimiento biológico.

Por otro lado, tenemos una amplia gama de separadores de hidrocarburos que evitan que sustancias que contaminan el agua como hidrocarburos, líquidos combustibles y otro tipo de residuos que dañen el ecosistema marino y la red de alcantarillado. Además, también disponemos de separadores de grasas para impedir que los residuos grasos contaminen el agua, y separadores de féculas.

 

Crédito de imagen: Flickr. Mejora de la planta de tratamiento de aguas residuales San Martín.